Los utilizado por ETA, un trozo de

Los
gobiernos popular y socialista cometieron múltiples errores entre los años 1996
y 2011.  Pero sin duda, los errores más
destacados y que tuvieron mayor trascendencia política fueron los cometidos por
el Partido Popular, poco antes de las elecciones generales de 2004, durante la
gestión de los atentados del 11-M en Madrid.

 

El
11 de marzo de 2004 a las 7:37 horas, una bomba explotó en un tren de cercanías
en la estación de Atocha en Madrid. Apenas un minuto después se produjeron
otras dos explosiones en el mismo tren. En menos de tres minutos, estallaron 10
bombas que marcaron de por vida a todo un país. Convirtiéndose en la mayor matanza terrorista cometida en
España,
con 191 muertos y más de 1 500 heridos.

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

 

Todas
las miradas apuntaban hacia ETA. ¿Quién si no? El presidente del gobierno, José
María Aznar, en persona, llamó al diario EL PAÍS para notificarles que ETA
estaba detrás del atentado. EL PAÍS publico inmediatamente una edición especial
con la versión del presidente en la portada: “Matanza de ETA en
Madrid”, a pesar de tener datos que apuntaban hacia el terrorismo
islámico. Aznar sabía perfectamente que si se pronunciaba sobre la implicación
de terrorismo islámico en el atentado, el PP pagaría un coste importante en las
elecciones por su decisión de haberse involucrado en la guerra en Irak. Por eso
llevó a cabo una campaña de desinformación sin precedentes.

 

El
12 de Marzo, la policía inspeccionó una furgoneta y una bomba que no había
estallado en uno de los vagones. En la furgoneta, se encontró una bolsa con un
tipo de detonadores que jamás había sido utilizado por ETA, un trozo de
cartucho con dinamita que no correspondía con el usado por ETA  y una cinta con versos del Corán. Además, las
matriculas de la furgoneta no habían sido dobladas como siempre hacia ETA. La
bomba desveló que los detonadores eran iguales a los de la furgoneta y también
encontraron un móvil que había sido configurado en árabe. Ya se podía confirmar
con certeza la autoría islámica. Aun así, el ministro Acebes informó a los
medios de comunicación que en la furgoneta se habían encontrado pruebas que
apuntaban a ETA.  ETA desmintió
directamente su participación en el atentado.

 

El
sábado 14, apenas 12 h antes que los colegios electorales abriesen sus puertas,
miles de personas acudieron a las sedes del PP y en varias ciudades del país. Culpaban
al gobierno de manipulación y  exigían la
verdad. Mariano Rajoy, el candidato del PP en las elecciones, declaró que se
estaba produciendo una manifestación ilegal e ilegítima imputando graves
delitos al Partido Popular. En ese momento una infinidad de votantes indecisos
se decidieron en su contra.

 

Esa
misma tarde, Al Qaeda se atribuyó los atentados en un video que fue depositado
cerca de la mezquita de Madrid. Aunque el hecho de que Al Qaeda hubiese reconocido
su autoría sólo fue confirmado por el ministerio del Interior horas antes del
inicio de las elecciones.

 

Como
consecuencia de estos errores mayores e intentos de manipulación, el Partido
Popular perdió las elecciones del 15  de
marzo de 2004 que fueron ganadas por el PSOE por mayoría absoluta.