¿Te éxito no tiene que ser a

¿Te hace feliz buscar el éxito y perseguir tus metas? Entonces, ¡busca tus metas y alcanza el éxito! Quizás tengas que pasar por encima de algunas personas y dejar a otras atrás, pero si de ello depende lo que deseas lograr; entonces eso será parte de tu vida. Solo asegúrate de que durante el proceso no perjudiques severamente a nadie. Tu éxito no tiene que ser a costa de la felicidad o el bienestar de los demás.No te sientas presionado o avergonzado porque las metas de los demás sean diferentes a las tuyas o parezcan más ambiciosas. Recuerda que de cada uno de nosotros depende trazar su propio camino hacia la felicidad. Al final, lo que nos da gusto no es la meta en sí misma sino la sensación de haberla alcanzado, eso es lo que realmente altera nuestros sentidos. Así que perseguir sueños que no te harán feliz, no tiene ningún sentido y no es más que una pérdida de tiempo.Revisión de las metasImaginarnos que estamos alcanzando nuestra meta activa las mismas regiones del cerebro que se activarían si esto estuviese ocurriendo realmente, lo cual activa también los mecanismos de recompensa. De hecho, esta es una técnica que los deportistas profesionales practican frecuentemente antes de sus competencias. Y es precisamente porque las imágenes mentales nos mantienen positivos, nos ayudan a persistir, a lidiar mejor con lo que tengamos que afrontar  y contribuyen con nuestra la superación personal. En materia de negocios, salud, educación y deporte, hay muchos estudios que confirman los beneficios de visualizar positivamente nuestros proyectos.Visualizar nos permite reaccionar con emociones positivas a malas situaciones y dirigir nuestra atención en situaciones de presión y estrés. Si bien esta práctica no nos asegurará que tengamos éxito, si representa una fuente de aprendizaje para nuestro cerebro porque nos dota de autoestima y nos prepara para ser capaces de dirigir nuestra conducta para alcanzar nuestras metas. Ahora te pregunto, al mirar tus metas representadas en un papel, en fotos, en un collage o donde las tengas; ¿las puedes oler? ¿Sentir? ¿Palpar? Si no es así; revísalas de nuevo hasta que seas capaz de llegar a este nivel de visualización.